El agua potable es aquélla que puede beberse sin peligro, pues no provoca ningún daño para la salud.

Antes de tomarla, el agua de napas, ríos, lagos y otras fuentes debe ser potabilizada, que significa purificar o depurar. Es un método con el que se eliminan las partículas de arcilla, las algas y los microbios.

El agua potable debe ser destinada, primordialmente, para ser bebida y empleada en la higiene de las personas. Estos usos están directamente ligados a la salud, es decir, el gran objetivo que se persigue con la provisión de agua potable es QUE LA GENTE NO ENFERME.

La Cooperativa ha provisto a la ciudad de Villa Nueva del servicio de agua potable de manera ininterrumpida desde 1975.

 

PROVISIÓN DE AGUA POTABLE

Tanque elevado

Actualmente, la red de distribución de agua potable está disponible en todo el ejido urbano de la ciudad.

El servicio consta de dos etapas, la producción y la distribución. El agua a potabilizar se obtiene de napas y no del río como en otras localidades.

Perforación

La extracción se realiza a través de 10 perforaciones semisurgentes, que tienen entre 180 y 200 metros de profundidad y están distribuidas en distintas zonas estratégicas para un suficiente abastecimiento. El agua que se obtiene es de buena calidad físico-química y la calidad bactereológica se asegura con el agregado de cloro como desinfectante, sin necesidad de otro tratamiento.

El promedio mensual de consumo de 14 mts cúbicos por conexión, estando el sistema preparado para una demanda mayor acorde al crecimiento incesante de la ciudad. Se cuenta además con un tanque elevado que le da presión al agua, con una capacidad de almacenamiento de 500.000 litros. A través de un sistema de monitoreo se controla el funcionamiento de las bombas, se mide la reserva de agua del tanque, el nivel de presión y el consumo de energía eléctrica.

CONTROLES DE CALIDAD

Cumpliendo con las normas provinciales de calidad de agua para bebida (Res. 174/2016 ), se realizan controles microbiológicos y físico-químicos con la frecuencia exigida, lo que garantiza la calidad del agua que se provee. Dichos controles están a cargo de la Universidad Tecnológica Nacional de Villa María.


SISTEMA MEDIDO

Desde 1995, y adhiriendo al llamado internacional de preservar los recursos naturales y procurando equidad en el sistema de cobro, se aplica el Sistema medido para el servicio de agua potable, en un 100% de las conexiones.


SUBSIDIO A CARENCIADOS

Atendiendo al objetivo principal de proveer de este servicio vital a toda la comunidad, y a través de la participación de una profesional en Trabajo Social, se subsidia mensualmente a un promedio de 100 familias de escasos recursos, otorgándoles una dotación suficiente para el consumo y protección de la salud.


RECOMENDACIONES PARA EL BUEN USO DEL SERVICIO
 

  • Realizar un uso responsable del agua, priorizando el consumo, la elaboración de alimentos y la higiene personal.
  • Controlar el estado de las instalaciones internas, para detectar posibles roturas de cañerías, pérdidas de canillas o artefactos ( una pérdida muy frecuente es el depósito del inodoro)
  • Realizar limpieza del tanque de reserva domiciliaria una vez al año por lo menos.
  • No manipular llaves maestras, caja de vereda, medidores

 

RECUERDE:  La reparación de los desperfectos de las instalaciones internas es responsabilidad del usuario.

 

 LIMPIEZA DE TANQUES DE RESERVA DOMICILIARIA

Tanque de reserva domiciliaria

Si bien el agua que suministra la cooperativa es potable y por lo tanto , apta para el consumo humano, está fehacientemente comprobado que es la red interna o domiciliaria donde se producen las mayores contaminaciones bacterianas, resultando las mismas responsabilidad exclusiva del usuario. Estas contaminaciones traen aparejadas las llamadas enfermedades de origen hídrico como, por citar solo algunas, la fiebre tifoidea, disenterías, amebiasis y diarreas.

Las zonas más vulnerables de la red son las que corresponden a tanques de reserva domiciliaria que durante largos periodos no reciben ningún tipo de limpieza y mantenimiento transformándose en focos infecciosos de alto riesgo para la salud.

Por ello, se recomienda:

– Se realice una limpieza al tanque de reserva de la vivienda, al menos una vez al año (elegir otoño/ invierno, épocas de menos consumo de agua)

– Asegurarse de que la tapa cierra herméticamente y de que ningún insecto o animal pueda entrar. También asegurarse de que no haya ningún resquicio por donde pueda ingresar el agua de lluvia.

-Revisar los flotadores (boyas de nivel),

– Observar si hay fisuras en las tuberías, válvulas (llaves de paso) y las juntas de tuberías, y comprobar que todo funciona correctamente.

 

ANÁLISIS DE AGUA