CUIDAR EL AGUA =

  •  AHORRARLA
  • REUTILIZARLA
  • NO CONTAMINARLA

 NUNCA ES TARDE PARA EMPEZAR !!!

AHORRAR Y REUTILIZAR

 

  •  Cerrar la canilla mientras nos lavamos los dientes (o incluso usar un vaso para ello), mientras nos enjabonamos en la ducha o durante el fregado de la vajilla puede ayudar a ahorrar miles de litros de agua que serían, de otro modo, derrochados. Con la misma idea, también es de ayuda dejar de usar manguera para lavar nuestro coche y servirnos de un cubo con agua en su lugar.

 

  • Utilizar balde en lugar de manguera para el lavado de autos o limpieza de patios y vereda.

  • Colocar una o dos botellas llenas de agua en la cisterna del inodoro. Esto evitará malgastar agua en cada descarga, ya que se ocupa espacio y así se reduce el volumen de agua de la cisterna.

  • Otra idea para no desperdiciar agua es recoger con un recipiente el agua fría de la ducha o del grifo del fregadero mientras esperamos a que salga caliente. La podemos utilizar después, por ejemplo, para llenar las botellas que colocaremos en la cisterna del inodoro, para regar las plantas, para fregar el suelo o para lavar el coche.

 

  • Una de las maneras de cuidar el agua es tener en cuenta las revisiones de las instalaciones. Es aconsejable revisar si hay pérdidas en el sistema de cañerías y reparar las fugas de agua cuanto antes. El goteo constante en los grifos de agua potable y de tuberías de entrada y salida de agua de tu casa puede hacer que se pierdan varios litros al día, cantidad nada despreciable a lo largo de, por ejemplo, un año.

  • Para hacer un uso eficiente de nuestros electrodomésticos, tales como el lavavajillas y la lavadora, se recomienda completar al máximo su capacidad. De este modo, se ahorrará tanto agua como energía. En este sentido, una buena sugerencia es usar electrodomésticos eficientes o de tipo A+++, son buenos para la conservación del agua y también para nuestros bolsillos.

 

NO CONTAMINAR

 

  • Existe gran variedad de sustancias muy contaminantes que terminan en mares y ríos impidiendo el buen estado del agua, como son el aceite, el anticongelante o el líquido de frenos. No los arrojes al desagüe y acude al punto limpio o punto verde más cercano para deshacerte de estos residuos.

 

  • Reemplazar el detergente común por los detergentes biodegradables (sin fosfatos), vinagre o bicarbonato para lavar, los cuales te recomendamos para hacer la colada y para limpiar algunas superficies del hogar.

 

  • Colocar un cubo de basura al lado del inodoro para evitar darle a este último un uso inapropiado y, así, también evitarás tirar de la cadena cada vez que uses el inodoro como cubo de basura.

 

  • Respeta siempre la naturaleza y no tires nunca nada en ríos, lagos o mares. Además, recoger la basura de la playa, incluso la que no es nuestra.

 

  • Recolecta agua de lluvia para regar o limpiar zonas exteriores.

 

  • Reutiliza el agua con la que has limpiado las verduras para el riego de las plantas.

 

  • Dúchate en vez de darte un baño.

 

  • Reduce, reutiliza y recicla para impedir que los océanos se llenen de plástico.

 

  • Cuida el agua de la piscina para evitar renovar todo el contenido cada poco tiempo.

 

  • Instala economizadores de agua en tus grifos. Son fáciles de poner y se ahorra hasta un 50%.

 

  • Procura que en tu alimentación no haya productos procesados, pues requieren gran cantidad de agua para su elaboración.

 

  • No compres agua embotellada si no es necesario. Se invierten hasta 5 litros de agua en la elaboración de cada botella.

 

  • Motiva a tus familiares y a tus amigos a que sigan estos consejos.